Salar de Tara: Una excursión imperdible

SENDEROS, CONSTRUCCIONES ROCOSAS, DIVERSIDAD DE FAUNA Y VISTAS ÚNICAS SON PARTE DE LAS MARAVILLAS DE ESTE PARAJE QUE SORPRENDE EN PLENO DESIERTO DE ATACAMA

 

Visitar el Salar de Tara es, sin duda, toda una aventura. Este lugar del altiplano chileno, un circuito claramente de difícil acceso, y por ende no es considerado regular, ofrece la posibilidad de deslumbrarse con la belleza del desierto de Atacama y todo su colorido.

Los amantes de la fotografía tendrán hermosos paisajes y variedad de fauna para retratar.

Los amantes de la fotografía tendrán hermosos paisajes y variedad de fauna para retratar.

 

Parque del Nacional Llullaillaco, el Salar de Tara ofrece la posibilidad de observar a distintas especies, desde aves, los tradicionales y majestuosos flamencos que son su color rosa y sus largas y desgadas patas encantan nuestros lentes. En el recorrido también es posible vislumbrar a escurridizas vizcachas, que asoman desde sus rocosas guaridas.

Las vizcachas asoman ya más familiarizadas con los seres humanos.

Las vizcachas asoman ya más familiarizadas con los seres humanos.

A pesar de la dificultad del trayecto, la zona recibe muchos turistas a diario, por lo cual la labor de la Conaf resulta más que relevante si de preservar esta maravillosa zona se trata.

El lugar ofrece claras evidencias de avances de glaciares y épocas de deshielos. Hay magníficos colores y formas rocosas impresionantes, que parecen gigantes humanos guardianes del lugar. Este desierto contrasta con las lagunas tan transparentes en plena inmensidad desértica, llenas de aves y colores.

En nuestro recorrido de Geniale Explorer, pudimos participar en una tradicional ceremonia atacameña para dar gracias a la Pachamama, por supuesto, de vista al volcán Licancabur.

Ritos de agradecimiento a la Tierra y el volcán se realizan en el lugar.

Ritos de agradecimiento a la Tierra y el volcán se realizan en el lugar.

Los aventureros, sin duda, disfrutarán de este paraje, y pondrán a prueba sus capacidades. Y quienes gustan más de la observación también podrán deleitar el lente de sus cámaras llevando recuerdos inolvidables.

 

Como gigantes guardianes asoman construcciones rocosas en el Salar de Tara.

Como gigantes guardianes asoman construcciones rocosas en el Salar de Tara.

PUBLICACIONES SIMILARES

Deja un comentario