La capital astronómica del mundo

LA COLUMNA DE EDUARDO UNDA Y SU MIRADA A LA ASTRONOMÍA EN ANTOFAGASTA, CONSIDERADA LA CAPITAL ASTRONÓMICA

 

Lo que los astrónomos esencialmente hacemos es captar y analizar luz. La luz que llega desde fuera de la Tierra nos entrega información sobre todo tipo de fenómenos cósmicos, en toda suerte de escalas de espacio y tiempo. La respuesta a preguntas fundamentales de la Humanidad, tales como cuál fue el origen y cuál será el destino del Universo; si acaso estamos solos o no en la inmensidad del espacio; cómo se originó la vida en la Tierra; cómo se formaron las estrellas, incluyendo a nuestro Sol, y cómo se formaron las galaxias que las agrupan, incluyendo a nuestra Vía Láctea; etc. todas dependen fundamentalmente de nuestra capacidad de captar y analizar luz. Es claro que, para saciar su sed de conocimiento, las expectativas del mundo estén puestas entonces en aquel lugar que concentre la mayor capacidad que los seres humanos tenemos para recibir esta información que llega desde el espacio. Este lugar es Chile.

Una vez que en 2024 comience a funcionar E-ELT, el telescopio europeo de 39 metros de diámetro que se construirá en Cerro Armazones, la capacidad de captar luz por parte de telescopios instalados en Chile será más de la mitad de la capacidad del planeta completo. ¿Dónde en nuestro país se levanta la infraestructura que hace posible todo esto? Tras más de 50 años de desarrollo, la astronomía en la Región de Coquimbo se mantiene vital, con proyectos como el telescopio GMT de 25 metros actualmente en construcción, siendo uno de los tres megatelescopios que el mundo tendrá en la siguiente década (los otros dos son E-ELT, ya mencionado, y TMT, que se construirá en el Hemisferio Norte). No obstante, es en la Región de Antofagasta donde encontramos una mayor concentración de estos ojos gigantes que escudriñan el espacio. El E-ELT comparte región con el VLT en Cerro Paranal y con ALMA en Chajnantor. Unido a la presencia del Parque Astronómico de CONICYT, también en Chajnantor, así como a numerosos proyectos de menor escala, tales como el Observatorio Ckoirama de la Universidad de Antofagasta (¡primer observatorio estatal de Chile bajo los cielos del norte!) esto conforma un rico ambiente no sólo para la investigación científica sino también para la explotación de oportunidades por parte de la comunidad local.

Al coexistir con los proyectos científicos más avanzados del mundo podemos ambicionar la creación y ejecución de algunos de los programas de educación científica también más avanzados del mundo, desde el nivel escolar hasta el universitario. Visitantes de todas partes querrán conocer estos extraordinarios hitos, lo cual dará posibilidad de innovar y emprender tanto en la industria del turismo de intereses especiales como en la de servicios asociados a los observatorios. Es también evidente que habrá un nicho rico de oportunidades para incursionar en proyectos tecnológicos especializados para observatorios, es decir, para desarrollar astroingeniería de primer nivel mundial. Protegiendo sus condiciones naturales, y explotando racionalmente el recurso que ofrecen, no es en absoluto descabellado decir que el nombre de Chile y de estas regiones específicas estará a futuro inscrito en los libros de historia como el de aquel lugar del mundo desde el cual se hicieron algunos de los descubrimientos científicos de mayor impacto en la historia de los seres humanos.

 

Mini biografía del autor

Eduardo Unda-Sanzana es originario de Concepción, Chile (1974). Cursó estudios de Ingeniería Química y completó su Magíster en Ciencias mención Física en la Universidad de Concepción. Gracias a una beca PPARC-Andes realizó estudios de doctorado en la University of Southampton (UK). A su regreso dirigió por cinco años el Centro de Divulgación Astronómica Paranal-UCN en Antofagasta. En la actualidad dirige la Unidad de Astronomía de la Universidad de Antofagasta, teniendo a su cargo el desarrollo de Ckoirama, primer observatorio astronómico del Estado de Chile bajo los cielos del norte del país, así como del primer Centro de Astroingeniería en el norte de Chile.

PUBLICACIONES SIMILARES

Deja un comentario