Presidente Piñera presenta histórico plan para enfrentar pandemia de Coronavirus

PLAN DE EMERGENCIA INVOLUCRA LOS US$11.750 MILLONES, Y CONSIDERA REFORZAR SISTEMA DE SALUD, PROTEGER INGRESOS DE LAS FAMILIAS Y EL EMPLEO, Y A LAS EMPRESAS, ENTRE OTROS

Santiago.- Esta mañana, el Presidente de la República, Sebastián Piñera, presentó un histórico plan de emergencia para enfrentar la pandemia de COVID-19, conocido también como Coronavirus, el cual involucra la inyección de 11.750 millones de dólares, para proteger a las familias y empresas, por el impacto económico de la pandemia global, que ya deja en Chile a 342 casos.

El plan busca reforzar el presupuesto del sistema de salud para asegurar que cuente con los recursos necesarios, proteger los ingresos de los trabajadores enfermos o que deban aislarse preventivamente, así como apoyar a los grupos más vulnerables de la población y proteger los puestos de trabajo y la continuidad de las empresas, aplazando los pagos tributarios, además de un fortalecimiento de la oferta de crédito, con énfasis en las personas y empresas de menor tamaño.

“Esta amenaza significa que en Chile vamos a tener que enfrentar grandes desafíos, que son de distinta naturaleza: el primero proteger la salud y la vida de las personas; lo segundo, resguardar la cadena de producción y distribución de bienes y servicios esenciales para la vida de los compatriotas; tercero proteger los empleos, ingresos de los más vulnerables o que se vean afectados por esta pandemia; y proteger a las Pymes para que puedan sobrevivir estos tiempos de crisis; cuarto dar un impulso a nuestra economía en un contexto no sólo de Coronavirus sino de una economía internacional que da claras muestras de vulnerabilidad, y que está pasando por un momento extraordinariamente complejos; y quinto, entregar recursos a los municipios para que puedan atender y acompañar a los vecinos más vulnerables”, expresó el Mandatario.

El plan contempla un paquete de medidas extraordinarias en que los próximos meses movilizará recursos fiscales equivalentes a casi 4,7% del PIB.

Histórico plan económico-social

Las medidas tienen como objetivo entonces, abordar tres ejes: reforzar el presupuesto de salud pública, que será suplementado con el 2% constitucional para atender los gastos que se deriven de la emergencia sanitaria; proteger los ingresos de las familias chilenas; y proteger los puestos de trabajo y a las empresas que los generan.

En salud pública, el presupuesto será suplementado con el 2% constitucional para atender gastos que se deriven de la emergencia sanitaria, lo que se suma al fondo especial de 220.000 mil millones de pesos anunciado el fin de semana pasado. “Estos recursos van a permitir financiar muchos gastos que necesitamos para proteger la salud y la vida de nuestros compatriotas”, dijo el Mandatario, en el marco de conferencia que contó con la presencia de los Ministros de Hacienda, Ignacio Briones, y los jefes de las carteras de Economía, Trabajo, Minería, Obras Públicas, Transporte, Energía, Medio Ambiente, Agricultura y Vivienda.

El plan se enfoca en medidas de protección del empleo, complemento de ingresos a los chilenos y chilenas más vulnerables e inyección de liquidez para las empresas con especial foco en las pymes.

En este sentido, el paquete histórico de medidas, en lo referido a la protección de los ingresos de las familias chilenas considera 4 puntos. El primero, establece el proyecto de ley “Covid-19” de protección de los ingresos laborales, garantizando el pago de ingresos de quienes, por motivos de emergencia, deban permanecer en su hogar sin posibilidad de realizar labores a distancia o teletrabajo.

En este punto, -que involucra una inyección de US$2.000 millones en el Fondo de Cesantía Solidario- esta garantía se permitirá cuando, por un lado existe mutuo acuerdo con el empleador; y haya además un mandato de la autoridad sanitaria. Cumplidas las condiciones el trabajador recibirá ingresos desde el seguro de cesantía, conforme a las reglas de uso vigente, pero manteniendo el vínculo laboral y todos sus derechos, por lo que el empleador seguirá pagando sus cotizaciones.

Protección del empleo

Por otra parte, se da urgencia al proyecto de ley de protección del empleo, que implica poner en discusión inmediata esta iniciativa, que considera la reducción de la jornada laboral en hasta un 50%, permitiendo que el fondo solidario del seguro de cesantía complemente los ingresos del trabajador para que estos no caigan bajo el 75% de su renta.

Estas dos medidas, aplicadas en forma conjunta, buscan evitar que se destruyan empleos al tiempo que se mantiene el vínculo y los derechos laborales del trabajador, y se asegura una fuente de ingreso extraordinaria mientras dure esta situación de emergencia.

Por otra parte, se impulsará un Bono COVID-19, equivalente al bono de Subsidio unicolores Familiar (SUF), el cual beneficiará a dos millones de personas sin trabajo formal, a partir de la inyección de recursos por 130 millones de dólares.

Finalmente, en este eje de protección a las familias, considera también un fondo solidario para enfrentar la crisis, por 100 millones de dólares, y que estará destinado a atender emergencias sociales derivadas de las caídas de ventas del micro comercio local. Estos fondos serán canalizados a través de los municipios.

Protección puestos de trabajo y empresas

El plan anunciado por el Presidente Sebastián Piñera, también considera diversas medidas para proteger los puestos de trabajo y a las empresas que los generan. En este sentido, a nivel tributario incluye la suspensión de los pagos provisionales mensuales (PPM) del impuesto a la renta de empresas por los próximos 3 meses. Esta medida permitirá inyectar liquidez a 700 mil empresas por hasta US$ 2.400 millones en los próximos 3 meses.

Además, se considera la postergación del pago del IVA de los próximos 3 meses para todas las empresas con ventas menores a UF 350.000, posibilitando su pago en 6 o 12 cuotas mensuales a tasa de interés real cero, dependiendo de su tamaño. Esto permitirá inyectar liquidez por hasta US$1.500 millones a 240.000 empresas durante el segundo trimestre.

Asimismo, se considera una anticipación de la devolución de impuesto a la renta que corresponde a las pequeñas y medianas empresas. Las empresas PYME recibirán su devolución en el mes de abril. Esto permitirá entregar mayor liquidez a más de 500 mil empresas PyME (ventas hasta UF 75.000 anuales) por US$770 millones.

Por otro lado, hay una postergación hasta julio de 2020 del pago de impuesto a la renta de las pymes de acuerdo a lo que declaren en la operación renta de abril próximo. Esto les significará liberación de recursos en caja por US$ 600 millones a 140.000 Pymes.

A lo anterior, se suma la postergación del pago de contribuciones de abril para empresas con ventas inferiores a 350.000 UF y para personas con propiedades con avalúo fiscal inferior a $133 millones. La contribución postergada será pagada en tres cuotas, junto con las siguientes tres cuotas de contribución, aplicándose una tasa real de interés 0%. Esto involucra movilizar recursos por US$ 670 millones. El fisco compensará los menores ingresos municipales transitorios.

El plan también considera una reducción transitoria del impuesto timbre y estampillas a 0% para todas las operaciones de crédito durante los próximos 6 meses. Esto reducirá el costo de financiamiento para familias y empresas. Esta medida tiene un costo fiscal de hasta US$420 millones.

A lo anterior también se suman medidas de alivio para el tratamiento de deudas tributarias con la Tesorería General de la República focalizadas en las pymes y personas de menores ingresos. En este caso, se otorgará flexibilidad para celebrar convenios de pago de deudas tributarias con TGR, sin intereses, ni multas.

Es importante destacar que “Todos los gastos de las empresas asociados a enfrentar la contingencia sanitaria serán aceptados como gasto tributario”.

Finalmente, dentro de las medidas tributarias, se otorgarán mayores flexibilidades en los plazos para presentar declaraciones juradas asociadas a la operación renta de este año.

Otras medidas de liquidez

El plan considera otras dos medidas orientadas a generar liquidez a las pequeñas y medianas empresas. En este caso, la aceleración de pagos a proveedores del Estado. A principios de abril se pagarán al contado todas las facturas emitidas al Estado y pendientes de pago, generando liquidez inmediata por 1.000 millones de dólares, aproximadamente. A su vez, toda factura que se emita en adelante al Estado será pagada antes de 30 días (US$ 500 millones mensuales). Esta es la primera etapa de la agenda pago centralizado.

Finalmente, el plan considera una nueva capitalización del Banco Estado por US$500 millones. Estos recursos se destinarán principalmente a otorgar financiamiento a las personas y las Pymes. Esta medida incrementará la capacidad crediticia del Banco Estado en aprox. US$ 4.400 millones.

“Queremos seguir acompañándolos, estando cerca de ustedes, porque estamos muy conscientes que en estos tiempos tan difíciles es cuando más necesitamos unidad”, dijo el Presidente en ceremonia en La Moneda, donde estuvo acompañado por el Ministro de Hacienda, Ignacio Briones, y los jefes de las carteras de Economía, Trabajo, Minería, Obras Públicas, Transporte, Energía, Medio Ambiente, Agricultura y Vivienda.

Fuente: Ministerio de Salud
PUBLICACIONES SIMILARES

Deja un comentario